jurakan
Saludos y Bienvenidos. Visitantes favor registrarse aqui: http://jurakan.forophpbb.net/profile.forum?mode=register
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» hola, soy Linda
Miér Jun 21, 2017 2:32 pm por lindavillegas

» Nuevo Orden Económico y Político
Lun Abr 25, 2016 6:12 am por jurakan

» Páginas de Internet relacionadas a caricaturas de la historia de Estados Unidos
Miér Ene 27, 2016 7:54 am por jurakan

» Cláusulas de Incorporación y Reglamento Interno
Mar Abr 07, 2015 4:14 am por jurakan

» La Guerra Fría: 1945-1991
Jue Mar 05, 2015 6:00 am por jurakan

» Segunda Guerra Mundial 1939-1945
Jue Feb 19, 2015 5:44 am por jurakan

» Primera Guerra Mundial y Gran Depresión
Lun Feb 02, 2015 11:52 am por jurakan

» Ejemplo presentación análisis crítico de una ley
Miér Ene 28, 2015 7:56 am por jurakan

» Ejemplo Presentación Análisis Caricatura
Miér Ene 28, 2015 7:42 am por jurakan

Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de jurakan en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de jurakan en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Juracán- Por Gina Delucca- Artículo periodístico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juracán- Por Gina Delucca- Artículo periodístico

Mensaje por jurakan el Lun Sep 06, 2010 3:15 pm

Juracán Por Gina Delucca
Viernes 03 de Septiembre de 2010

Nunca sabremos si los taínos se referían con este nombre a un dios castigador, o simplemente describían, con onomatopéyica cadencia de tragedia, al fenómeno atmosférico de los trópicos. Pero esta poderosa palabra taína—ayer juracán, hoy huracán—transcrita por los cronistas e historiadores de la conquista, y utilizada caprichosamente por Shakespeare casi un siglo después, forma parte integral de nuestra realidad boricua.

Tristemente, en nuestro insularismo, a veces olvidamos que también en otras partes del mundo ocurren huracanes, quizás con otro nombre, y que también destruyen poblados y cosechas, y afectan la topografía. Esos tifones y ciclones muchas veces atacan países del Tercer Mundo, donde las familias ni siquiera tienen un radio transistor para enterarse de lo que va a pasar.

Pero no, el huracán es tan nuestro como el arroz con habichuelas y el asecho de este monstruo atmosférico matiza nuestra cultura de una manera muy especial. Yo me atrevería a decir que existe una subcultura de huracanes. Sí, cosas que no ocurren el resto del año, de repente se convierten en algo cotidiano por un corto período de tiempo.

No estoy hablando de comprar baterías, estufitas, plantas eléctricas, hielo y comida enlatada. Estoy hablando, por ejemplo, de las galletas export sodas, el chocolate en barras, la leche evaporada y otras delicias.

Ciertamente es tiempo de abrir la caja de herramientas y descubrir que le faltan cosas. También notamos que las linternas no prenden con esas baterías viejas. La alacena está sin suficiente atún y vegetalitos de lata.

Para esa época, un gran número de gente se arrepiente, año tras año, de haber construido o comprado en zonas inundables

En esos días las farmacias hacen su agosto, despachando recetas anticipadas y cuanto repuesto se nos ocurre. Las ferreterías tienen su zafra y los colmados también.

Quizás sólo entonces nos motivamos a recoger y guardar algunas cositas y cosotas que están tiradas por el patio. Lo mismo con cositas y cosotas en el balcón del apartamento. Es buen momento para resacar y re-evaluar la necesidad de tener tantas porquerías, a la luz de unas nuevas prioridades.

De acuerdo a la ley de probabilidades, son menos, muchos menos, los huracanes y tormentas que nos tocan en proporción a los que aparecen en el informe del tiempo. Pero cuando sí nos tocan, entonces pasan cosas muy especiales.

El rico y el pobre sufren por igual... Sólo que los primeros pueden resolver mejor que los segundos. Aún así, siempre hay buena fe. Hablamos con esos vecinos con los que no hablábamos. Nos prestamos cosas que no nos prestábamos. Nos ayudamos, cuando antes no nos importaba el prójimo.

Los surfers sufren un serio conflicto de lealtades, debatiéndose entre aprovechar las súper-olas o velar por su seguridad. Se suspenden conciertos, actividades y funciones. Los medios de comunicación proclaman desvelo oficial para sus integrantes. Como resultado de esto, nos sobrecomunicamos y la euforia parece apoderarse del país. Los políticos aprovechan para dar presentaciones extraordinarias ante las cámaras y los micrófonos. El crescendo de estrés pre-huracán va llegando a su clímax.

Hasta que llega el inevitable momento de la calma dentro de la tempestad. Nos tenemos que obligar a calmarnos y esperar, porque ya no se puede hacer nada más.

Los sabios se ponen a leer a la luz de velas. Los necios aprovechan para tener su bebelata y comelata. Los poetas quieren salir y sentir el viento en el tuétano. Los niños oscilan entre excitación ante la aventura y miedo genuino.

El huracán nos une, nos define, nos organiza. Nos damos cuenta de cuán pequeños y vulnerables somos, no como isla, sino como meros humanos. El huracán nos pone a orar... Y muchos que ignoraron a Dios durante todo el año es entonces que doblan rodilla para pedir protección. El huracán también nos afirma como hospitalarios. Y saca lo mejor de nosotros como pueblo.

No, el huracán no es algo bueno. Pero Dios se encarga de hacer muchas cosas buenas antes, durante y después de un huracán.
avatar
jurakan
Admin

Mensajes : 667
Fecha de inscripción : 24/06/2010
Edad : 918
Localización : Zona de Convergencia Intertropical

http://jurakan.forophpbb.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.