jurakan
Saludos y Bienvenidos. Visitantes favor registrarse aqui: http://jurakan.forophpbb.net/profile.forum?mode=register
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» hola, soy Linda
Miér Jun 21, 2017 2:32 pm por lindavillegas

» Nuevo Orden Económico y Político
Lun Abr 25, 2016 6:12 am por jurakan

» Páginas de Internet relacionadas a caricaturas de la historia de Estados Unidos
Miér Ene 27, 2016 7:54 am por jurakan

» Cláusulas de Incorporación y Reglamento Interno
Mar Abr 07, 2015 4:14 am por jurakan

» La Guerra Fría: 1945-1991
Jue Mar 05, 2015 6:00 am por jurakan

» Segunda Guerra Mundial 1939-1945
Jue Feb 19, 2015 5:44 am por jurakan

» Primera Guerra Mundial y Gran Depresión
Lun Feb 02, 2015 11:52 am por jurakan

» Ejemplo presentación análisis crítico de una ley
Miér Ene 28, 2015 7:56 am por jurakan

» Ejemplo Presentación Análisis Caricatura
Miér Ene 28, 2015 7:42 am por jurakan

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de jurakan en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de jurakan en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Igualdad para nuestros soldados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Igualdad para nuestros soldados

Mensaje por jurakan el Dom Nov 21, 2010 4:54 am

IGUALDAD PARA NUESTROS SOLDADOS
DR. Ricardo Rosselló Nevarez


El propósito de esta serie de columnas es examinar temas medulares de nuestro dialogo político como lo son la educación, la salud, y la economía. Pero también creo importante tocar temas más especializados -- como lo son el rol de la mujer en nuestra sociedad y la tecnología -- que sin duda alguna afectan la fibra de nuestra sociedad. Hoy, a raíz del Día de los Veteranos, y luego de un encuentro casual que tuve con unos soldados puertorriqueños, hablaremos de aquellos que luchan alrededor del mundo para mantener nuestra estabilidad y las libertades inherentes del sistema americano que nos cobija.

Como dice el proverbio anglosajón “Freedom is not Free” -- la libertad cuesta. Se lucha ardua y continuamente alrededor del mundo. El precio a pagar, muchas veces, es la sangre de nuestros ciudadanos más valientes y comprometidos. Nosotros, como territorio norteamericano, somos parte de su sistema militar. Nuestros soldados luchan las mismas batallas que sus conciudadanos homólogos en otros estados de la Unión. Más aún, Puerto Rico tiene una de las contribuciones militares per cápita más altas de la Nación. Sobre 200,000 Puertorriqueños han servido en el ejército; más de 6,300 han sido heridos en la línea de fuego; y sobre 1250 boricuas han perdido su vida en combate. De hecho, el famoso general Douglas McArthur ha sido uno de los líderes militares que mejor ha descrito la calidad del servicio de los nuestros cuando afirmó que: “Los puertorriqueños… con su valor, determinación y deseo de victoria, dieron testamento diario de su lealtad a los Estados Unidos… Desearía que tuviésemos muchos más como ellos…”

Ya que defienden a su nación con el mismo ímpetu y riesgo que sus conciudadanos americanos, cabe preguntarse entonces: ¿Reciben lo mismo a cambio? Específicamente: 1.) ¿Tienen los soldados puertorriqueños los mismos derechos que los que residen en los estados? 2.) ¿Tienen ellos y sus familias los mismos beneficios como personal activo o como veteranos?

Antes de atender estas preguntas, debemos aclarar varios aspectos sobre el Presidente y el Congreso. El Presidente de los Estados Unidos tiene varios roles (no menos de 7) al ser electo. Uno de los primordiales es ser Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Esto significa que el Presidente decide dónde se estacionan las tropas, dónde se enviaran los buques, y cómo la artillería pesada será utilizada. El ejemplo máximo de esto es que las bombas nucleares, sin los códigos secretos del Presidente, no se pueden lanzar. Todos los generales y almirantes toman sus órdenes directamente del Presidente. Aunque el Presidente tiene este gran poderío, el Congreso también juega su parte; ellos son los que controlan los fondos y tienen la prerrogativa constitucional para declarar la guerra.

Expuestos los roles del Presidente y del Congreso entorno a la milicia y a la guerra, es evidente que la contestación a la primera pregunta es "No". Nuestros soldados, aunque luchen en condiciones iguales, por los mismos ideales de libertad, en las mismas guerras con otros soldados que provienen de los estados confederados, no tienen el derecho de escoger (1) su Comandante en Jefe, (2) ni tienen representación en el Congreso. Es decir, van a la guerra sin tener insumo sobre quién los envía a la guerra, quién declara la guerra, ni quién establece cuándo entrarán al grueso de la batalla. Esto ejemplifica el problema de la carencia de derechos civiles en la colonia.

En los 1900’s (antes de que las mujeres y los afro-americanos tuviesen el derecho a votar) una decisión del Tribunal Supremo decidió que Puerto Rico no era parte de, pero pertenecía a los Estados Unidos. En adición a esto, y por consecuencia, los soldados y sus familiares gozan de beneficios inferiores. Los soldados no gozan de exenciones y beneficios que otros en la Florida o Texas disfrutan. Las viudas y los veteranos tienen beneficios significativamente inferiores. Una mujer que pierda a su esposo, no tendrá un plan de salud completamente pago, por la simple razón de que vive en Puerto Rico.

Para los veteranos, dos de los asuntos más importantes son (1) los empleos y (2) el acceso a servicios de salud. La situación económica en Puerto Rico ya la hemos plasmado en otro artículo, pero cabe recalcar que hay un 16% de desempleo, y que 2 de cada 3 puertorriqueños están FUERA de la fuerza laboral; es decir, no tienen trabajo y no están activamente buscando trabajo. Ciertamente, el ambiente económico colonial es uno que obstaculiza las oportunidades de los veteranos. En cuanto a servicios de salud y planes médicos, un veterano (menor de 65 años), por residir en la colonia, tampoco tiene los beneficios del plan de salud premier TRICARE Prime (www.tricare.mil). ¿La razón? Porque la colonia es considerada una localización extranjera ("overseas location").

¿Localización extranjera? Esa misma definición es la que nos hace tener impuestos más altos a productos que importamos de los Estados Unidos. Y, como recientemente se ha recalcado, ésta es la misma razón por la cual una persona en Puerto Rico no puede comprar directamente una computadora o un iPhone de la Apple, lo que redunda en costos más altos y menos beneficios al cliente. El no tener derecho a votar por aquellos que toman las decisiones sobre nuestro futuro y ser considerados como una localización extranjera, no tan sólo afecta a nuestros militares, sino a todos nosotros.

¿Qué soluciones hay para resolver esto? Casualmente, una muy poderosa proviene de mujeres y hombres del ejército, con quienes he tenido el honor de conversar y escuchar sus vivencias. Estos valientes le escribieron una carta al Presidente (www.obama.tv/carta.pdf), firmada por soldados que residen en la isla y en los estados, donde le piden al Primer Mandatario que intervenga en la situación de Puerto Rico. Están en proceso de preparar un pleito legal para retar la incongruencia de que un soldado de Puerto Rico no tenga los mismos derechos y beneficios que un soldado de otros estados americanos. Exigen el voto presidencial. Este proceso, de ser exitoso, puede derrotar uno de los pilares fundamentales de la colonia, y nos encaminará por la ruta decisiva hacia nuestro futuro sociopolítico.

¿Por qué le debe importar esto a alguien que no le interese la milicia? Por que esa incongruencia que afecta al soldado es la misma que pesa sobre el ciudadano común y corriente. La única diferencia es que el servicio que rinde el soldado puertorriqueño es inequívocamente igual al de su colega que reside en algún estado en la nación, pero sus beneficios son ampliamente inferiores. Entonces, los soldados, además de ser ejemplo de valor y compromiso, sirven de barómetro en un sentido: No importa cuán buena pueda ser nuestra ejecutoria, hay una condición primordial que siempre nos limitará -- ser una colonia. Más claro no canta un gallo.

En su carta, los soldados le piden al Presidente que “que se nos escuche y que se tomen medidas inmediatas dirigidas a resolver nuestro asunto. Más soldados americanos residentes de Puerto Rico no pueden perder sus vidas sin recibir los derechos por los que hemos luchado y que tanto merecemos… sabemos que es una responsabilidad que usted puede y debe asumir."

Esa carta fue escrita al presidente de los Estados Unidos, pero muy bien pudo ser dirigida a cada uno de nosotros. Si queremos servirles a los que nos han servido desinteresadamente por más de 100 años, honremos a los héroes del pasado haciéndole justicia a los del presente y futuro. La única forma es derrotando el sistema colonial y escoger entre la independencia y la estadidad. El poder está en nuestras manos.
avatar
jurakan
Admin

Mensajes : 667
Fecha de inscripción : 24/06/2010
Edad : 918
Localización : Zona de Convergencia Intertropical

http://jurakan.forophpbb.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.